LA MIRADA INTERIOR

21- ¿QUÉ ES LA OTRA VIDA...

¿QUÉ ES LA OTRA VIDA...

Intro: La otra vida es nuestra casa, es el lugar del cual venimos y al cual retornamos, según la sabiduría antigua, los relatos de las experiencias de vida después de la muerte y los estudios sobre regresión, la otra vida es el lugar o dimensión donde nuestra conciencia individual sigue existiendo entre las vidas en la tierra, por eso estamos llegando a darnos cuenta, de la gran verdad de que nuestra conciencia, nuestra alma, no muere, después de la muerte en el cuerpo físico, hacemos una transición al ámbito de la otra vida, el arriba, no está en los cielos, sino aquí en la tierra, en una dimensión invisible a nuestros cinco sentidos, la otra vida que en términos cristianos se denomina a menudo el más allá, es la casa de nuestra alma fuera del cuerpo

 
Pablo:
Mirá Jaime, yo creo que sobre el tema, ya hemos hablado muchísimas veces, pero cada vez que me das una  explicación siempre me aportas algo más a lo que yo se, o sea que la otra vida es como diríamos para el alma el volver a su casa, ahora decime ¿qué es la otra vida en sí, de qué se trata?

Jaime: Bueno lo que la otra vida es, depende de quienes somos, que es lo que pensamos al respecto, y qué esperamos que sea, pues el medio inicial que encontramos en al ámbito espiritual, parece estar formado por sistemas de creencias por las cuales nos guiamos en el plano terrenal, pues aunque no nos llevemos posesiones materiales, sí llevamos con nosotros nuestra conciencia y nuestras creencias, lo que esperamos es lo que obtenemos, al comienzo de nuestra residencia espiritual, todavía nos aferramos a las fijaciones de la vida que acabamos de dejar, pero con la ayuda de nuestro grupo de almas y la disposición de despertar, avanzamos a niveles superiores y participamos de todo el maravilloso aprendizaje que se realiza en la otra vida

Pablo: Creo que en ese lugar del otro lado a donde vamos la mayoría de nosotros es algo muy hermoso y muy espiritual, realmente es un lugar maravilloso como no lo hay aquí en nuestro mundo, ¿es realmente algo de eso?

Jaime: Mira Pablo, abrirse a la otra vida, te diré que es estar dispuesto a ver lo sagrado en las cosas pequeñas, todo, es saber que cada decisión que tomamos aca es muy importante, o sea que no llevaremos riquezas materiales con nosotros, pero volvemos al plano espiritual con nuestras creencias y nuestros hechos pasados, y es más según los relatos de las excursiones de los que han estado en esos universos hay un lugar de descanso inicial, con árboles, torrentes de agua, flores y pasto que encaja con la experiencia del mundo físico, también hay sectores oscuros de sufrimiento, creados por aquellos cuyos pensamientos sombríos y hechos más sombríos, aún los relegaron a su propia visión del infierno, es posible que en forma consciente no deseemos ir, pero mo tenemos alternativas, nuestra supermente (alma) es más fuerte y en general toma la decisión por nosotros

 

Pablo: Quiere decir que cuando pasamos al mundo espiritual encontramos las misma condiciones que tuvimos en el mundo material según nuestras creencias ¿es más o menos algo así?

 

Jaime: Según los más entendidos en el tema, hay tres fuentes que crean esas condiciones semejantes a la tierra en la otra vida, la primera es el producto del pensamiento de quienes vivieron alguna vez en el mundo físico y cuyos esquemas aún subsisten, la segunda fuente está constituida por quienes aman algunas cosas materiales del mundo físico que recrearon en apariencia para recrear su entorno en la otra vida, y la tercera se supone que es de un orden superior de seres inteligentes más conscientes del medio de la otra vida que la mayoría de los habitantes y su propósito parece ser la simulación del mundo físico temporariamente, por lo menos para los que acaban de llegar del mundo físico después de su muerte, esto se hace para disminuir el trauma y el shock a los recién llegados introduciendo formas y escenarios familiares en las primeras etapas de conversión

 
Pablo:
Entonces según lo que te endendí, una vez que llegamos a la otra vida, al principio nos encontramos con todo lo nuestro, incluso con nuestras creencias religiosas que tuvimos aquí en la tierra, incluso costumbres, ¿no es cierto?

Jaime: Así es Pablo y los recién llegados que ya desarrollaron un punto de vista espiritual en la tierra, pueden estar atentos y dispuestos a emprender de nuevo ilimitadas actividades de la dimensión espiritual, o si las personas no están del todo dispuestas a aceptar su existencia espiritual recién adquirida, pueden tomarse todo el tiempo que quieran para descansar y despertar, en la otra vida, tenemos mucho tiempo para contemplar las ganancias y pérdidas de nuestra alma, nuestros errores y nuestros logros, mientras nos aprestamos a planificar la próxima vida, y de acuerdo con nuestro nivel de madurez, basado en lo que aprendimos e integramos y en la conciencia que tomamos de nuestro verdadero propósito en la tierra, podemos atravesar los niveles y trabajar con los guías y maestros

 

Pablo: Muy clara Jaime esa definición, quiere decir entonces que es como siempre me decis vos a mi que contra más nos elevemos ya en este mundo en que vivimos, más fácil será nuestro despertar en la otra vida, lo que nos pasa es que mientras estamos de éste lado algunos se dedican más a vivir lo material que lo espiritual, y ahora pregunto ¿qué aspecto tenemos en la otra vida?

 

Jaime: Bueno Pablo, según la mayoría de los relatos, al principio en la otra vida, en general nuestro aspecto se parece al que teníamos justo antes de morir, pero más adelante podemos adoptar la forma de nuestro cuerpo cuando éramos más fuertes y mejores, nuestro cuerpo psíquico es plástico, maleable a nuestra experiencia, nuestros pensamientos y emociones, pero en definitiva siempre adoptamos un aspecto joven de una edad más o menos de unos treinta años como ya dijimos en otros programas

 

Pablo: O sea que presentamos un aspecto físico aún mejor que el de cuando dejamos esta tierra para pasar a la otra vida, y ahora Jaime explicame, porque nunca hablamos sobre ese tema ¿cómo vamos progresando en la otra vida, cómo son nuestras fases?

 

Jaime: Mira Pablo, después de un tiempo, el alma tiene un tirón o deseo que la arrastra a empezar su viaje a través de los distintos planos de la experiencia espiritual y podemos establecer que es el desarrollo del nivel del alma el que determina a que planos vamos o donde permaneceremos por un tiempo, es así que el espíritu pasa según su estado espiritual por dimensiones inferiores o zonas de caos y oscuridad, otros pasan por otros planos más tranquilos y agradables con canciones y música celestial e incluso comentan que al subir de planos sienten como sus cuerpos son más livianos y luminosos, pero te digo Pablo que aún hay dimensiones o niveles más bellos, un lugar lleno de luces etéreas de colores, en general es en éstas dimensiones más elevadas donde nos reciben nuestros seres que ya hicieron su transición al espíritu, y al aumentar de frecuencia, se sienten invadidos por una alegría y un júbilo por estar en casa y una enorme ansia por participar de un nuevo aprendizaje y una nueva expansión


Pablo:
En realidad Jaime es como vos dijiste en otro programa como que cada espíritu pasa por su infierno, purgatorio o cielo del cual hablan las religiones hasta que en realidad empieza a transitar  verdaderamente el ascenso de los niveles espirituales, pero lo que quiero preguntarte es ¿en qué momento esas almas o espíritus hacen la revisión de su vida pasada?

Jaime: Mirá Pablo, te digo que hay casos de experiencias cercanas a la muerte en que las personas ven pasar su vida velozmente ante sus ojos, donde ven con suma claridad cada hecho significativo de su vida en lo que serían unos pocos minutos o segundos terrenales, repasan décadas de momentos significativos de su existencia, y fijate que ésta proyección instantánea transmite una cosa, hasta que punto la persona aprendió a amar y a adquirir conocimientos, en la mayoría de los casos, las personas relatan que anhelan quedarse en la dimensión espiritual, pero en razón de un hijo por criar, el deseo de dar más amor, o la toma de conciencia de que no concluyeron su propósito, deciden reanudar su vida en la tierra, o sea una revisión de los hechos significativos, por breve que sea cambia los valores y el comportamiento de una persona para el resto de sus vidas

 

Pablo: O sea Jaime por lo que contas y contaste en otras oportunidades, no tenemos como se supone ningún juez que nos condene o nos culpe por nuestros errores cometidos, sino que ya con conciencia de espíritus elevados vemos nosotros mismos ya en ese nivel espiritual lo que debemos reparar y por eso solicitamos encarnar nuevamente, bueno pero ahora quiero preguntarte algo que nunca tuve en claro, ¿cómo o quién determina el tiempo de permanencia del otro lado?

Jaime: Bien Pablo digamos que la intermisión entre las vidas físicas, puede variar entre unos años a cientos o miles de años en tiempo terrenal, es posible que cuanto menor sea la experiencia de vida terrenal bajo nuestro cinturón de almas, mayor sea la frecuencia con que renacemos para aprender, según los estudios más recientes las intermisiones medias son entre 60 y 80 años de los terrestres, o sea que las almas más viejas, no de edad, sino de crecimiento, pueden escoger con cuidado su reencarnación para llevar a cabo un propósito específico, durante un tiempo específico de desarrollo en la tierra, y es más según investigaciones más recientes aún se puede decir que hay tres esquemas de reencarnaciones y distintas razones por las cuales las personas renacen y responden a: 1º) Población I - natural, 2º) Población II - Volitiva y Formativa y 3º) Población III - Misión


Pablo: Quiere decir que todo el sistema, por así decirlo de la reencarnación responde a algo que no sabemos, pues fijate que en algún momento me pregunté cómo era el balance de las almas que hay encarnadas y las que hay en el mundo espiritual, pero veo que todo esto es demasiado complicado para nuestro entendimiento pero decime cómo es la primer pauta de porqué encarnamos

Jaime: Por ejemplo éstas almas que pertenecen al primer grupo, fijate que retornan a la vida acordándose muy poco de la intermisión en la dimensión espiritual, en realidad no tienen ninguna orientación de como debe ser la nueva vida, es como si fueran aspiradas nuevamente a la vida, sin demasiada reflexión en especial si la vida anterior fue breve, ansiosos por vivir la vida estas almas emprenden el aprendizaje de las lecciones elementales sobre la vida en la tierra, o sea sin demasiada conciencia del propósito más profundo de su alma, pues al no tener un plan de vida individual, su nueva existencia no es dirigida por motivaciones sólidas de cumplir con un propósito, con intermisiones cortas, más o menos un promedio de 8 años entre una y otra, cada vida se halla en general cerca de la vieja en el tiempo y la distancia

Pablo: Quiere decir Jaime que a esas almas de poco les sirvió su corta estadía en el mundo espiritual, pues pienso que al estar tan apegadas a lo terrenal encarnan nuevamente sin alcanzar a elevarse, bueno ahora comentame ¿cómo es la segunda pauta?

 

Jaime: Bien Pablo fijate que éste grupo, contrariamente al retorno involuntario y natural del anterior, eligen voluntariamente el retorno a la vida en la tierra y piensan mucho más en el grupo de padres y de situación que les brinden las mejores condiciones para aprender y crecer, pues a medida que el alma avanza en madurez adquirimos el derecho a pensar un plan de vida durante la intermisión en la otra vida, este plan o visión global fija objetivos para el desarrollo personal y la resolución de relaciones personales kármicas, también hay una visión retrospectiva de las vidas pasadas, consulta con los guías y los grupos de almas que vamos a encontrar, así como una conciencia de la intermisión en sí, la intermisión para ésta población, es de un promedio de 60 años terrestres aproximadamente

 

Pablo: Bueno parece que estas almas han crecido un poco más espiritualmente que las del grupo anterior y tienen ya un propósito más claro que los motiva para su nueva encarnación, ahora decinos algo sobre el tercer grupo o sea de las que tienen misión

 

Jaime: Mira Pablo, este tercer grupo en este nivel de desarrollo del alma, ya es muy probable que la persona haya eliminado gran parte de su deuda karmica personal, con más libertad para expresar una gran cantidad de tendencias y capacidades desarrolladas en cientos o miles de vidas, o sea que éste grupo vuelve a la vida para hacer una contribución importante al desarrollo de la humanidad, estos individuos tienen objetivos de trabajo en pro de un plan de mayor alcance, impulsados por el conocimiento interior de que la vida en la tierra tiene un propósito, y que existe una conexión divina, atraen muchas oportunidades y desafíos, a través del dolor, el sufrimiento, el éxtasis, así como el hastío de la perseverancia mundana, reciben una amplia orientación de su grupo de almas, de su Yo superior y de Dios, pueden llegar a ser maestros o líderes mundiales carismáticos, y el promedio para ésta población se estima en 230 años aproximadamente

Pablo: Que interesante que es todo esto Jaime y parece mentira que nosotros desde aquí, podamos saber  tantas cosas de allá, y pensar  por cuantas pruebas que tenemos que pasar y años de los nuestros ahí en el otro lado para nuestro crecimiento espiritual y disminuir nuestro saldo negativo de nuestro Karma, pero antes de cerrar el programa, quiero preguntarte algo que no recuerdo si me lo explicaste o no, pero no lo tengo del todo claro, ¿cómo es eso que dijiste al principio de que nos encontramos en la otra vida con todas nuestras creencias, porqué, porque no es tan fácil de entender?

 

Jaime: Fijate Pablo, porque aparentemente es bastante difícil de comprender, si completamos el mandato, Así como es arriba es abajo, pero reconociendo al mismo tiempo que Así como es abajo es arriba, podemos empezar a ver que, sea cual sea la conciencia que llevamos a nuestra transición de muerte, esa es la conciencia con que entramos en la existencia de la otra vida, y es la conciencia con la que creamos nuestra realidad allí, o sea que podemos llevarla con nosotros, llevamos nuestra capacidad para crear el mundo, así como nacemos también con ciertas habilidades y tendencias de experiencias de vidas anteriores, nacemos en la otra vida al morir con las capacidades y las actitudes mentales recién desarrolladas, por lo tanto, así como no hay una fuerza personificada exterior del mal, o sea que no hay diablo, tampoco existe más infierno que el que llevamos con nosotros a la dimensión espiritual como energía negativa, te quedó un poco más claro ahora