LA MIRADA INTERIOR

1- EL INTERES DEL HOMBRE EN LA VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE...

EL INTERES DEL HOMBRE EN LA VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE...


ESCUCHAR TEMA EN VIVO Y DESCARGALO EN TU PC


Intro: Así como al morir, un cuerpo humano es reintegrado al componente inanimado y material del cosmos, la vida y la personalidad del ser humano que ha muerto, son respectivamente reintegrados a un modo de existencia hipotético, pero lógicamente creíble, desligado de la materia, vivo y consciente

Pablo: El historiador griego Heródoto cuenta que Jerjes el emperador Persa, lloró luego de pasar revista a su ejército, al darse cuenta que ni uno solo de sus miembros estaría con vida 100 años después.

Esta conciencia humana de lo inevitable de la muerte lo llevó a un interés por la muerte, y el interés del hombre en la muerte provoca a su vez interés en lo que sigue a la muerte.

 

Jaime: Mira Pablo no hay misterio alguno en las consecuencias físicas de la muerte.

Después de la muerte el cuerpo material se desintegra y luego se reintegra a los componentes inanimados de la biosfera. Entre éstos componentes inanimados y animados hay un permanente intercambio, los miembros de todas las especies se nutren de materia nueva y eliminan materia de desecho.

Pero un organismo viviente no se reduce a la materia que compone su cuerpo, es un espécimen de materia animada, y un ser humano no solo es animado sino consciente y su conciencia lo capacita para escoger entre opciones diversas, como ser recordar hechos pretéritos y prever ciertos hechos venideros como la muerte, eventual pero inevitable.

Pablo: Por qué algunas civilizaciones antiguas como Egipto construían tumbas y las llenaban de regalos, comidas y ofrendas?

Jaime: Mira Pablo al parecer se pensaba que la tumba, era una casa que su dueño habitaba después de muerto, por lo tanto requería mas cuidados que la casa que el difunto habitaba en su vida, lo cual tiene sentido porque se pensaba que la vida terrena era más fugaz mientras que la de ultratumba era permanente según lo pensaban los que no creían en las reencarnaciones periódicas.

Algunas especies no humanas lloran, al igual que los seres humanos, por la pérdida del compañero.

Pero de la fauna que habita la biosfera en torno del planeta Tierra, los seres humanos parecen ser los únicos que saben que han de morir, Solo que, a diferencia del cuerpo físico que al morir se desintegra para reintegrarse en la materia universal, la conciencia es invisible e impalpable  ¿qué ocurre pues con la conciencia que ordena el vivir de un hombre?

En una palabra, ¿qué ocurre con la personalidad?

Este es el punto de partida de una indagación apasionante

Pablo: Será que los Egipcios pensaban que el muerto iba a tener una vida corpórea en su tumba

Jaime: Justamente la práctica de la momificación, daba a entender ese tipo de creencia y lo hacían para preservar el cadáver lo cual garantizaba la perpetuación de la vida del muerto en su forma tal cual era en vida

El misterio de la muerte siempre fue un motivo de búsqueda e incertidumbre para el ser humano.

Pablo: Los restos de Homo Sapiens hallados en cavernas, demuestran que hace unos veinte mil años gente de nuestra misma especie que eran sepultados en las cuevas que utilizaban como viviendas había provisiones de comida y de bebida.

Jaime: Si Pablo, también se los vestía y se los adornaba con brazaletes para su nueva vida, lo cual indica que también esperaban una vida después de la muerte

Pablo: Que pasa sobre el tema de la muerte con otras civilizaciones antígüas?

Jaime: Te cuento pablo por ejemplo los aborígenes Australianos son seres humanos que han sobrevivido a una etapa totalmente paleolítica de la cultura, en cuanto a la muerte adoptaron diversas actitudes, la más conocida también es la continua reencarnación característica de las tribus del desierto Australiano en particular de la tribu Aranda que depositaban las almas de los muertos en medallones de piedra. Las almas emergían de los medallones y se transformaban en personas.

Otro grupo de cazadores paleolíticos fueron los Bosquimanos del Kalahari conservan historias sobre un poderoso creador descripto como el Capitán que vive en el cielo dentro de una casa con techo de pasto, esta casa tenía habitaciones superiores donde viven dichosamente los espíritus de los Bosquimanos muertos, no necesitan ni comida ni bebida. Algunas de las leyendas más antiguas, sugieren que los Bosquimanos podían transformarse en astros.

Los cazadores Esquimales muestran en muchos de sus rituales a las aventuras de sus ancestros y al mudo de sus espíritus, también en sus leyendas cuentan que sus ancestro se transformaron en astros celestes y otras de héroes que danzan en la aurora boreal.

Los Indios de las grandes planicies Norteamericanas, tenían un médico brujo Wovoka que fue sorprendido por los espíritus, en un eclipse de sol y cayó en trance. El sol había muerto y Wovoka ascendió al cielo y contempló a todos los muertos de su pueblo, tubo una visión de Dios que le dijo que él no debía permanecer en las alturas sin regresar a la tierra con un mensaje para su pueblo. Debía enseñarles una nueva danza y decirles que no debían pelear ni robar.

 

                   ....Ahora has ido al lugar donde encontrarás a tus padres, parientes y nobles ancestros.

                   Como el pájaro que vuela, has ido allí para regocijarte en el Señor de Todo lo creado, del Día y de la Noche, del Viento y del Fuego

Pablo: Que pasaba con las civilizaciones del cercano Oriente como ser Roma?

Jaime:  Por ejemplo Pitágoras hacia fines del siglo VI antes de Cristo, al parecer recordó a muchos de los que había conocido en las vidas que ellos habían llevado anteriormente mucho antes que sus almas moraran en el cuerpo que ahora habitaban.

Platón se refiere a la visión que Er el amenio tuvo mientras estuvo temporalmente muerto, había dos aberturas en la tierra próximas una a la otra y entre ambas había dos jueces, las almas que llegaban de la tierra una vez juzgadas iban unas a la derecha para ascender  a los floridos prados de la dicha y otras a la izquierda para descender a los tormentos.

Pablo: Y que pasaba por ejemplo con las tribus salvajes?

Jaime: Te cuento que para el salvaje la muerte por causas naturales resulta inexplicable, pues si reflexiona sobre la muerte, no llega a comprenderla como un fenómeno natural, ni siente horror ni curiosidad ante su presencia. El hombre en sus épocas más remotas y primitivas a tratado a sus muertos con una indiferencia casi animal.

Las investigaciones arqueológicas demuestran que el hombre del Cuaternario se preocupaba muy poco por el destino del cadáver de sus semejantes.

Sin embargo el gran investigador Solecki escribió = Algún ser humano de la última edad Glaciar debió recorrer la ladera con el doloroso afán de recoger flores para sus muertos=, hoy día nos parece lógico que se le ofrenden al ser querido que acaba de morir cosas bonitas como son las flores, pero encontrar flores en un sepulcro de Neanderthal que data de hace 60.000 años es otra cosa...

En los millones de años de evolución que se iniciaron con homínidos simioides en el Africa, es entre los Neandertal donde se encontraron testimonios de los albores del sentimiento social y religioso, el obvio cuidado con que se trataba a los lisiados y heridos, las sepulturas......y las flores.

 

...¿Acaso las flores nos acompañan al reino de los muertos?

Es cierto, realmente es cierto que debemos partir

¿Mas adonde, oh adonde vamos?

¿Allí estaremos muertos, o aún perviviremos?

En ese lugar, ¿vuelve a existir la existencia?