LA MIRADA INTERIOR

11- LAS LEYES COSMICAS O DE LA MATURALEZA QUE RIGEN AL UNIVERSO

LAS  LEYES COSMICAS O DE LA MATURALEZA QUE RIGEN AL UNIVERSO

 

Jaime: Vivimos en un universo creado por el Omnisciente, o sea todo lo que el hombre va descubriendo y trayendo a realización, ya existe en potencia en la mente Divina, ningún hombre inventó nunca nada, no hay sino un solo inventor, Dios, su Omnisciencia, esto quiere decir que él todo lo sabe, pensó el Universo, y al descargar esa energía, la energía que es materia tomó forma, el hombre como hijo de Dios, hecho a su imagen, y semejanza, también es creador con su mente, pero el hombre recibe las ideas por infusión divina, es decir Dios le envía un rayo de luz cada vez que lo cree, y el hombre estimulado por ese rayo de luz, ejercita la función de pensar, por eso hay leyes universales que el hombre desconoce, pero que éstas leyes rigen el Cosmos, o sea el Universo integral y que todos debemos conocerlas
 

Pablo: Mirá Jaime, pienso que algunos las deben de conocer, quizás otros no, pero no obstante creo que aún conociéndolas, nos cuesta tomar conciencia de ellas y de que el ser humano está regido por ellas, y  por que las mismas existen desde los principios de la creación y rigen en todo el cosmos

 

Jaime: Así es Pablo, y son esas leyes, cueste creerlas o no, las que rigen el Cosmos, o sea el universo integral, visible o invisible, y te digo la primera de ellas debe ser y de hecho lo es, LA LEY DE AMOR, Ley de atracción y de unión de todos los seres y de todos los cuerpos, es la ley de la creación por lo que todo existe y sin la cual, solo sería el caos, es la ley de la Unión y la Armonía, por ello existen los mundos, los sistemas estelares, las nebulosas y las galaxias. Ella interviene en la fuerza centrípeta que atrae los astros, la unión de sus sistemas, las combinaciones que permiten la existencia de los reinos de la naturaleza, entre los animales gobierna los instintos y preserva de a separación y la extinción de la especie. Y en la humanidad es la simpatía que atrae a los unos y a los otros, que los lleva a juntarse a fomentar el cariño, hasta llegar al sacrifico por el amor al prójimo. El que también existan los rencores, la destrucción y la muerte, no implica la invalidez ni la inexistencia de la ley de amor

 

Pablo: Que importante es lo que dijiste, y de que todos la conozcamos, pues eso explica la atracción por afinidad según esa ley entre los distintos seres y cosas que nos rodean, pero contanos ahora sobre otra de las grandes leyes universales que es la Ley Cósmica del Movimiento, ¿de qué trata la misma?

 

Jaime: Si, se llama LEY COSMICA DEL MOVIMIENTO, o Ley de Vibración Universal, y te digo que el universo en sí es vibración, porque la vida es movimiento, lo contrario o el reposo absoluto equivale a la muerte, o sea la inercia. Pero al no existir el movimiento continuo absoluto, la vida se manifiesta en un constante movimiento alternado con reposo relativo para mantener y recuperar el desgaste de las fuerzas en tensión, por eso tenemos la vigilia, el sueño, el día y la noche, el descanso y el trabajo, los ciclos de existencia visible e invisible, la vida y la muerte, la luz y las tinieblas, en la rotación de los astros, los mundos microscópicos o pequeños que en la inmensidad del cosmos vibran o se mueven, las ondas de luz, de sonidos y frecuencias de electricidad, o sea que sin ésta ley, sería incomprensible también la existencia de los mundos y de sus variados habitantes en todos los confines del universo

 

Pablo: Creo que con estas leyes que comentaste, quedan en claro el porqué de la vida, la muerte, el movimiento continuo de todos los astros y también de ciertas cosas inexplicables por no conocer las mismas, ahora te pregunto ¿de qué trata la Ley de Evolución?, comentanos como es

 

Jaime: A esta ley también se le llama LEY DE EVOLUCION o de Pluralidad de Existencias, que implica la marcha inexorable de todo ser vivo en demanda, o aspiración de niveles y formas cada vez más adelantadas, superiores, más perfectas, es la ley que junto con la ley de amor y la de movimientos y vibración, conduce a todos los seres vivientes, desde los niveles más ínfimos a los más avanzados, es lo que impulsa al hombre a salir del primitivismo, marchando adelante en la escala del progreso en busca de superación por su propia supervivencia. La evolución en marcha continua a través de la vida, nos ofrece el ejemplo de su íntima relación con las leyes mencionadas anteriormente, pues la de amor, se une a ella para estimular el deseo de perfeccionar y la ley de movimiento regula esa marcha, y la norma en ciclos que requieren de la actividad y del reposo en todos los niveles y en todas las frecuencias vibratorias, para ello se requiere de ciclos donde se alternan la vida y la muerte, para permitir al espíritu inmortal nuevas experiencias y nuevas lecciones de vida hasta la suprema perfección

 

Pablo: Con eso se entiende el porqué de la marcha siempre ascendente en todos los tiempos en la evolución de la escala humana, o sea que es para nuestro propio progreso, ¿pero creo que hay más leyes por las cuales estamos regidos todavía no?

 

Jaime: Si Pablo, hay más todavía, y ahora te voy a hablar sobre la LEY DE LA ARMONIA, o de la adecuada relación de las Partes y del Todo, te explico, ésta ley enseña como todo en el universo requiere de la equilibrada y armónica función entre las partes y el conjunto entre todos los miembros, órganos o diferentes elementos que constituyen un mecanismo o institución, un sistema, o un todo en general. Lo mismo vemos en el terreno de la biología, si las partes constitutivas de un elemento de un organismo, de un ser, de un sistema no funcionan equilibradas, cooperando a la función o plan total de ese organismo, de ese conjunto, ese ser se trastorna hasta destruirse. La marcha general de la nebulosa y galaxias en la inmensidad del cosmos nos da la más formidable prueba de la presencia de ésta ley universal, o acaso podríamos imaginar el magno concierto de los mundos que giran por millones, sin un perfecto ordenamiento en que cada astro mantenga su equilibrada posición en el todo, y te comento que sin la ley de armonía universal, no existiría el universo

 

Pablo: Es extraordinario, como a través del conocimiento de éstas leyes se explica la mayoría de las cosas que se nos muestran a diario y las cuales no lograríamos descifrarlas nunca sino solo a través de éstas leyes, ahora contanos sobre otras porque te digo que me aclaran el porque de muchas cosas que me suceden

 

Jaime: Mira, de comento ahora sobre otra de las leyes, más linda todavía, y que se llama LEY DE LOS CONTRARIOS, o Ley de Los Opuestos Complementarios, y te digo que nada puede existir en el universo sin su contrario, o sea su opuesto que lo complementa, por ejemplo como podríamos apreciar o conocer el bien, si no existiera el mal?, podría comprenderse la sombra si no existiera la luz?,  tod movimiento presupone la existencia de dos fuerzas contrarias, la centrífuga y centrípeta, sin las cuales no existiría la vibración, y ya sabemos que el universo es vibración, por ejemplo la vida y la muerte, la verdad y la mentira, la virtud y el vicio, ¿podrían existir sin que existiera lo contrario que pone de manifiesto su existencia?, ¿cómo podríamos apreciar la verdad de no existir la mentira?, ¿que concepto tendríamos del día, sino existiera la noche?, ¿y que opinión habría de la salud de no existir la enfermedad?, los ejemplos pueden llegar hasta el infinito si vamos pensando, como es cierto que no puede existir nada sino existe su opuesto que lo complementa en la manifestación de su existencia

 

Pablo: Te digo que esto me aclara sobre todas las veces que me he preguntado por que Dios, siendo tan justo permite también que exista el mal, y ahora me demostraste que  de no existir el mal, nunca podríamos apreciar realmente el bien, y así sucesivamente con el resto de las cosas que no nos gustan, pero ¿hay más leyes todavía que debamos conocer?

 

Jaime: Sí Pablo, y ésta que te voy a comentar ahora es la que más cosas te va a dejar en claro todavía, y es LA LEY DE CAUSAS Y EFECTOS, o de Acción y Reacción, y te digo que todos los actos o fenómenos de la vida tienen una causa y generan a su vez un efecto o reacción automática de la naturaleza, esta ley natural, nos demuestra que nada es casual sino causal en el universo. La casualidad supondría que algo sin haber tenido una causa de su existencia, y ello equivaldría a pensar que algo ha salido de la nada, pero el universo o la naturaleza, nos están demostrando que la nada no existe, porque hasta el mismo vacío espacial interastral no es vacío absoluto, porque en él existen o circulan todas las ondas o vibraciones que se trasmiten de un astro a otro. Esta ley nos lleva por tanto a la conclusión de la existencia de Dios como causa primordial del cosmos y del universo, pues si no existiera esa causa primigenia, todo habría salido de la nada, pero si la nada no existe, ¿cómo podría generar a todo?

 

Pablo: Que extraordinario, pues con esto se nos explica entonces lo que nos pasa en cierto modo en ésta vida o existencia, o sea que parte de las cosas que nos suceden tienen su causa en alguna de nuestras vidas anteriores, y que parte de lo que nos sucede en ésta, es solamente el resultado o efecto de esas causas, y que en ésta vida solo tenemos los efectos de lo que nos sucede y no las causas

 

Jaime: Ni más ni menos Pablo vos lo dijiste, y ésta ley nos demuestra también la justicia inmanente del creador en toda la creación, porque si todo efecto proviene de una causa, todo lo que hacemos o pensamos ha de generar sus correspondientes acciones  o pensamientos de reacción matemáticamente realizados, como todo dentro del automatismo de acción y reacción en la naturaleza, o sea dicho en forma más clara es que todo lo que cosechamos, será el fruto natural de lo que sembramos, de tal manera nadie debe quejarse de su suerte ni protestar contra la divina providencia, por los sufrimientos o desgracias que lo aflijan, pues te diré que son los directos resultados de lo que uno va sembrando en su camino, te digo que si sembramos odio, crueldad y egoísmo, no vamos a pensar en cosechar amor, dulzura y abnegación para con nosotros, si actuamos con ignorancia, no esperemos que la naturaleza nos responda con frutos de sabiduría

 

Pablo: Realmente con esto me confirmas lo que supuse anteriormente, o sea que somos lo que pensamos, y cosechamos lo que sembramos, esto realmente nos vuelve a dar la respuesta a muchas cosas que le pasan al ser humano y que de no creer en la pluralidad de muchas existencias, o sea en la reencarnación, no le encontraríamos la respuesta, si pensáramos en que vivimos una sola vida, y ahora decime si queda otra ley por conocer

 

Jaime: Sí, en realidad existen muchas leyes en la naturaleza todavía, pero comentamos nada más que las más importantes a saber, pues en cierto modo todo depende del conocimiento de las mismas para nuestro crecimiento y elevación en la escala espirítual, y te digo la última, es la LEY DE SELECCIÓN Y JERARQUIA, te explico, que en la sinuosa y dura marcha que la vida impone a todo ser viviente, y muy especialmente al hombre, se opera una constante selección entre los más hábiles y fuertes, entre los mejor dotados y los menos, entre los más inteligentes y más torpes. La selección es constante, rígida, ineludible, y conlleva en si misma, la necesidad de dirección y mando, lo superior, subordina a lo inferior en todos los niveles de la vida, en todos los campos del saber, la autoridad que confiere un nivel más elevado debe ser respetada por quienes se encuentran en posición inferior, esto norma las relaciones entre los reinos de la naturaleza y las relaciones y actitudes entre los seres que pueblan la creación, y ello nos prueba una vez más la suprema justicia y la omnipotencia de una suprema causa o ser, que en todas partes y en todos los idiomas, se le ha denominado DIOS

 

Pablo: Decime Jaime, yo se que todavía tenemos otra ley más entre otras, ¿cual es?

 

Jaime: Sí, Pablo, tenemos otra ley más para comentar y que se llama, LA LEY DEL MENTALISMO, que dice que el universo en que vivimos, es una creación mental del todo, en cuya mente vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser, este principio al establecer la naturaleza mental del universo, explica fácilmente los varios fenómenos mentales y psíquicos que tanto preocupan al ser humano y que sin ésta explicación son incomprensibles y desafían toda hipótesis científica, debemos saber que los pensamientos son cosas , es decir tienen cuerpo, tiene masa, al salir de nuestro cuerpo mental adquieren vida, personalidad, son una entidad que entra a funcionar según la dirección que le hemos dado, con el color y la tonalidad que le hemos adjudicado en el momento de emitirlo, nosotros dividimos los pensamientos en dos clases positivos y negativos, así pues si al levantarte en la mañana con un estado mental negativo y con tu mente afirmas yo no estoy bien, seguro que no lo estarás, pues lo has pensado, lo has mentalizado y  tu organismo obedece, pero si por el contrario, asientes con fe que te sientes bien y que tendrás un buen día así será, con esto queda afirmado que somos lo que pensamos